El presente blog que viene abajo no tiene nada que no haya en otros blogs literarios, simplemente retomo eso que le dio de comer a tantos otros escritores fracasados, hablar de las mujeres que no consiguen o de las otras, las que se fueron. Como capitán, que huye, en franca retirada de las relaciones, me permito contar secretos de diván, escabrosos relatos de cama y de hoteles para que sucumban de pavor esas otras desconocidas que supieron ser garabato de mi muñeca, bueno, no son todas las que yo hubiera querido así que voy evitar nombrarlas para que no quede en evidencia mi falla. Pero no sólo de mujeres vivimos, así que también hay otros temas y otros formatos, tenemos cortometrajes, tenemos novelas, tenemos cuentos, bueno, cuentos no, chinos tampoco, pero hay intersecciones y cartas, fotografías re contra artísticas y otras en la que sólo aparece mi cara. Bueno, el resto del blog es mejor que el prólogo, no lo prometo pero créame.

16 de agosto de 2007

Quince

De la nada
crecer quince centimetros
para medir eso
y caber en vos.

Para que me lleves a cualquier lado
y tenerme cuando estés sola,
sin necesidad
de sentir mi persona,
cuando solo necesites placer
sin necesidad de escucharme
cuando todo es pasión
y me bañe en tu bizcosidad,
tan placentera
en ese instante eterno.

Después,
podrás enjuagarme
y luego encerrarme
en tu bolso con cierre,
hasta que me necesites,
otra vez
sin que yo diga nada
ni una sola palabra
entre tus gemidos de placer,
aquí o allá,
la playa y el mar.

2 comentarios:

Floriana dijo...

Me parece una "confidencia desmedida", sus letras dibujan los sentimientos desnudos.

Amaranta Pesatti dijo...

Coincido con Floriana... pero dejame agregar que me alegra q sean tus sentimientos desnudos, no los vistas que así se ven y se leen, y se sienten pulcros, en estado natural.

Donde andás?