El presente blog que viene abajo no tiene nada que no haya en otros blogs literarios, simplemente retomo eso que le dio de comer a tantos otros escritores fracasados, hablar de las mujeres que no consiguen o de las otras, las que se fueron. Como capitán, que huye, en franca retirada de las relaciones, me permito contar secretos de diván, escabrosos relatos de cama y de hoteles para que sucumban de pavor esas otras desconocidas que supieron ser garabato de mi muñeca, bueno, no son todas las que yo hubiera querido así que voy evitar nombrarlas para que no quede en evidencia mi falla. Pero no sólo de mujeres vivimos, así que también hay otros temas y otros formatos, tenemos cortometrajes, tenemos novelas, tenemos cuentos, bueno, cuentos no, chinos tampoco, pero hay intersecciones y cartas, fotografías re contra artísticas y otras en la que sólo aparece mi cara. Bueno, el resto del blog es mejor que el prólogo, no lo prometo pero créame.

23 de diciembre de 2008

uds.


Sombras de ellas, siluetas de lo que son,

un contraluz nos hace el favor

de ocultar sus caras,

sus cuerpos,

y un sentir mejor

nos pone cual gigante encima de ellas,

separando ese camino, del ocaso

lleno de años como piedras

en los que las supimos roer,

algo aprendimos,

ellas los son todo,

ellas son todas.

De ésta forma el fin.

Ellas lloran en brazos prestados

cuando el amor no les siente bien,

olvidando después

que el tiempo les regala sus sonrisas,

y pueden decir “no”

con determinación

sin titubeos ni arrepentimientos,

sin volver atrás,

sin otra oportunidad.

Una luz,

una chance para escapar,

para quedarse inmóvil,

preguntando a dónde ir.

Sin remordimientos y abandonados,

las dejamos

y nos tumbamos para avanzar

hacia otra,

que parece brillar,

no nos dejamos engañar,

ella, la nueva,

es una sucursal de las demás

que en principio tolerará

cualquier vicio,

nos mostrará su cara de luna

que poco a poco

se irá eclipsando

con otros soles.

Así nadaremos otro cíclico avanzar,

en bastones blancos,

llegando sin partir,

con llanto

y odio

prometiendo regresar.

16 de diciembre de 2008

Cross


La bolsa chocó con el puño,
el cross se repitió
una y cien veces,
mordiendo como serpiente
hasta el cansancio
transformándose en buda,
violento como nunca
la imaginaba en esa bolsa
que nunca cayó,
si esa bolsa fuera ella
hubiera podido iluminar su negrura
con tanto amor,
más poesía
de la que siempre aborreció,
no fue ella la que colgaba
en esos puños,
no fue ella
pero los golpes fueron certeros,
cosas de la magia,
ella los sintió
y de que forma!

9 de diciembre de 2008

Helena, ni de Troya ni de los griegos


Vino a él,
cientos de kilómetros
sin saber porque
sin que nadie la llame,
voló en libertad,
creyó él
esperándola brazos abiertos,
era tal como la recordaba
en sus mejores años,
tan igual era
que al abrir su boca
lo que dejó escapar
sonrojó a Pandora.
La luz volvió a desaparecer,
el calor amainó,
de rodillas,
antes de morir su corazón,
él pudo exhalar
su maldición,
a los sueños de amor,
a París,
Helena
y a toda Troya.

2 de diciembre de 2008

Promesa moribunda


Moribunda,
en su cama prolijamente armada,
así me miró por ultima vez,
con sus pupilas agradecidas
a aquella promesa olvidada
que supe prometerle
en un engaño
por atraerla a mi cama,
promesa
que supe cumplir
sin darme cuenta,
enamorado o no, cumplí,
porque ella moría
y el dolor de abandonarla no hubiera estado a la altura de su muerte,
por eso la amé,
para que marche
con la tristeza
de saber
que perdía una gran demostración de amor.

25 de noviembre de 2008

Pareciera, por suerte


Pareciera faltarte algo,
en tu nombre,
por suerte.

Me cuenta, entre sueños,
lo que siente
cada vez que está a tu lado,
las palabras le faltan,
los chistes no explotan
y se le arremangan los músculos
dejando a simple vista la carne,
y de entre ella su corazón.

Pareciera faltarte algo,
esa letra que confunde,
por suerte.

Me dice, cuando despierta,
que caminó con vos
en medio de la noche,
sintiéndote brillar
con la gracia permitida
para encandecer
y cegar,
para pensar
que sentís
igual que él,
con los mismos miedos.

El escribidor no escribe,
no sabe hacerlo
cuando le suceden estas cosas,
le recuerdan muchas otras,
quizás por eso,
sus dedos se tensan
y dan lugar a su boca.

Pareciera faltarte algo,
él no sabe que es,
por suerte.

16 de noviembre de 2008

En Vos


En vos, tu nombre,
tus ojos,
tu palidez
quemada,
en vos, tu rimel,
tus labios,
tu bostezo
riendo de madrugada,
vestida,
radiante como sos,
en vos
está la razón,
la rima perdida
de ese ritmo
que desvía mi atención,
en vos
está el paso tropezado
del tiempo
que avanza lentamente
con la sangre coagulada,
en vos
la sombra sin sol,
las montañas sin mar
y los finales de juegos
que con satisfacción comenzaría.

En vos
ambiciono encontrar
lo que ya no busco.

Dirigir la vida,
toda simpleza cuando no es celuloide,
con sorpresas
y personajes que no caben en escena,
aparecen, como vos,
para hacer de esto
un punto de giro,
una tensión que cede sin razón,
que no se resuelve,
resultando un final abierto.

Que la vida se edite como quiera,
lo nuestro,
aunque parezca real,
es otra ficción
que ruega,
pide
y cruza los dedos
para que alguien
se olvide de escribir
un
FIN

31 de octubre de 2008

Aterrizajes lunares


Que aburrido son los aterrizajes lunares
cuando uno orbita mucho tiempo en el espacio,
la cama es siempre la misma
pero que distinta tan temprano,
que vacía y desprolija
a esas horas en la que nunca se ocupa.
Algo lleva a ese descender,
una razón inexplicable,
necesidad inteligente de estar en soledad
exhalando todo,
charlando con uno mismo
que no quiere oírse,
siempre antes de cerrar esos ojos,
que miraban sin ver
y
hablaban hasta el cansancio
en esos puntos negros que,
permiten viajar
entre esas estrellas
que se inventan,
y
resurgen en un pequeño big bang,
esperando un universo al despertar,
algo que nos permita alunizar
en esas pocas lunas
extintas,
que desean
algún asteroide.

Ser ese principito
que mira ese sombrero,
ese elefante dentro de una boa,
eterno naif que comprende a su manera.

Aterrizar por fin, crecer al dormir
para ser nada
en esa búsqueda metafísica,
mapas inexistentes
que ansían ser cartografiados,
guía en un próximo viaje,
donde se duerme acompañado
y se sufre al despertar,
no sabiendo nada,
nada relacionado con alunizar.

Una razón es más que suficiente,
me aferraría a ella
me dirigiría con eterno placer
si supiera que es el último viaje,
el definitivo,
el del recorrido atroz por esos paisajes
que cambiarán
al ser doble los pares de pupilas
que
observan
planifican
concretan,
por fin,
lo que antes parecía un viaje absurdo.

21 de octubre de 2008

Ojo de Pez




Un soplo de locura,
amor
que se cae,
que se levanta,
al tiempo
y todo vuelve a suceder.
Todo tambalea sucesivamente,
ella espera,
en una eterna desesperación,
el escribidor solo puede hacer eso,
lo que su nombre designa,
de otra forma sólo sería una molestia
en medio de su caos,
el de ella,
que lo transforma,
haciéndolo pensar.
Eterno pensador,
irónico surrealista
que muere en un sueño real
y vive la realidad como si fuera un sueño,
pesadillas
una y otra vez.
Ella parece llorar,
como si llorara ebria,
vista a un kilómetro a través de un cristal
que no es más que un espejo,
reflejándose a si mismo, hace unos años.
Se preguntaran que hacer,
y lo harán eternamente
mientras todo lo vean,
mientras no actúen
y todo siga así,
confundiendo la sencillez
de un movimiento tan arduo,
el prisma quema
observando el fuego
a esa distancia,
sin convenir alejarse,
si de cerca apenas incinera,
quizás nada.
No es prudente,
pero al menos se podrá disfrutar
sin tener que sostener
esas,
eternas mentiras
que solo insinúan una verdad,
esa,
que el escribidor
envuelve en su ojo de pez.

14 de octubre de 2008

golpes certeros


El presagia que algo presiente
agudiza hasta el cansancio
sus sentidos,
sus reflejos
dormidos
quieren mejorar,
pero no es buen boxeador.

Aquellos golpes son certeros
y ella sólo le habla
en ese idioma que nunca se comprende.

Ponte en guardia,
Escribidor lento,
que sobran palabras
y faltan golpes
en estos últimos siete segundos.

Como en un sueño,
como en esa pelea que no se puede ganar,
todo lo que sirve es perder,
ante esas palabras
impecablemente asestadas.

Él, derrotado,
cae,
sin esperar
que cuente hasta diez.

Ella, precisa, certera, matemática,
no concede revancha,
no vale la pena.
Por eso, vomita golpes,
al vacío,
a esa imagen que devuelve el espejo
antes de estallar,
sin vendas que lo cubran
las suturas
no dejan de sangrar.

Los incisivos
desvían,
los molares
caen,
el pómulo vuelve a hinchar
cuando el párpado duele.

Las cuerdas lo maniatan sin dejarlo caer,
que mas da,
perder en el asalto que sea,
al concluir sólo será derrota,
otra mas.

El combate, un tramite,
una pérdida de tiempo,
fortuna de médicos
y psicólogos,
sanando para volver a destrozar,
quizás
convenga cambiar de deporte.
Correr,
correr sin mirar atrás,
como antes,
siempre.

30 de septiembre de 2008

revés mandibular


Se extrañará a si mismo

cuando piensa de nuevo

en Ella,

justo

que Ella,

sin saberlo,

lo admira.

Aseveró Ella,

en esta línea sin tiempo,

imaginándolo

cada vez que se sentará a escribir,

Escribidor

sapiente,

sutil

Ella,

lo observó

convertido en prosa,

silente

Ella,

en alguna escapada,

en secreto,

ruidoso silencio,

dentro de si misma.

El Escribidor ansía,

relamió el pensamiento pensado,

esperando que ese momento sucedió,

otra vez.

Sabrá que no es pronto,

que sea jamás,

sólo será pasado.

Vale la pena,

Esperarador desesperado,

un revés mandibular

para poner otra mejilla, más.

Inclinarse,

juntar los dientes

de la mordida atemporal.

Buscará, perenne,

una revancha,

desafiando la dicha,

oponiéndose ruidosamente

a quien sabe que cosas,

El Escribidor desconocerá

pero tiene certezas que no expresó.

Perdió todas y cada una

de las oportunidades,

encrucijadas,

perderá más

y eso lo reconfortó.

Placer extraño,

no saber

como volver atrás,

volviendo,

cíclicamente

todas las noches, casi.

Arremetió contra si mismo

pensando que comparte la extrañeza,

sólo eso quedó.

Fue su culpa no saber

que no será bueno

volver al tiempo

en el que se creerá feliz.

Placer, placer, placer,

toda la culpa del ayer

es sólo para él.

22 de septiembre de 2008

automatismo


Comedias,
no querer
ninguna otra cosa
ni jazz, ni blues,
solo oír.
reír,
sin sentido,
llorar
porque si.

No pensar,
salir airoso,
ganar el día
haciendo nada.

Seguir adelante,
a los tumbos,
quedarse anulado,
bloqueado,
no sentir obligación de escribir,
ese día, hoy.

Dormir cuarenta horas
y no despertar,
leer solo recetas médicas,
pasar de largo en los semáforos,
tirar una piña
del otro lado del espejo,
y ver que pasa.

Comer, fumar, tomar
sin perder los sentidos,
mareado
despertar en donde durmió,
sin sorpresas,
ni comisarías,
no ser
ni victima ni victimario
en la página de policiales,
no ser
ni genio ni fracaso en espectáculos,
hacer una fogata con ello.

Hervir la comida,
olvidarse de comer,
comer
martirio eterno
si no fuera por morir.

Automatismo,
de dedos índices,
no esperan réplicas
ni replican comentarios.

No extrañarte, ni que lo hagas,
soñar más de siete segundos
y que quepa mi vida en ellos.

Catarsis del film, sin hojas.

Hablar mas de lo que se escucha,
que otros escuchen
lo que no quiero decirles,
emo., flog,
hippie, punk,
siglo 20,
siglo 21,
Irak, Venezuela,
triple crimen,
Hollywood si,
nacional no,
críticos desde el sillón de living.

Perder la cordura,
gastarla a palos
y hacer una marcha
por sus derechos.

Bronca que amaina
sólo
cuando se detecta
que se estuvo peor.

Luces, flashes
y créditos finales.

18 de septiembre de 2008

Trascender


Escribidor que deambula
por la noche insomne
que bosteza en un fastidioso recordar,
pensando olvidar y dormir,
dormirse
de una vez.

Pero ella,

su Moby Dick

su fantasma

su juicio final

su piedra en el zapato,

aparece
una y otra vez.
y quiere darle vida
asesinándolo
una y otra vez.

No parece importarle,
porque él es Aquiles
viviendo el presente,
pero solo para trascender
y así,
poder morir
existiendo por siempre.
boca a boca,
y regresar una y otra vez
queriendo volver
para ver,
otra vez,
el día que la conoció, y
recordarla,
más aún,
en esa borrachera
de pupilas dilatadas.

Está sonando una melodía
que anuncia el fin,
el último párrafo de su vida,
y Él,
Él no lo sabe.

9 de septiembre de 2008

Escribidor tardío

Tarde, siempre,

refleja las imágenes

de lo que ya sucedió,

siempre después,

de pensar en eso,

que ya sobrevino,

ya pasó.

El escribidor se golpea la frente,

mientras pedalea,

hacia atrás,

agitando sus neuronas,

arduo trabajo,

austero.

Recuerda,

por fin,

sin saber de fechas exactas,

todo es un estimativo.

Un tal vez,

que exaspera,

estima

cerca de otra fecha,

sospecha que,

quizás,

fuera invierno.

Dudas, que vuelven loco

hasta al mas pacífico de los escucha,

que presta su oído,

en un vaso de cerveza

por la causa olvidada,

pidiéndole,

“de una vez escribidor!”

Ya no le importa la fecha,

pero cree y recita

“dos años”,

quizás mas,

los que tardó

en volver a esos labios,

cerca de esos lunares,

“otra vez”,

dándose cuenta al tercero,

en el que descubrió después de mil noches,

y,

luego de amanecer en solitaria compañía,

con esas palabras textuales,

“puedo vivir sin Ella,

pero lo que no puedo

es vivir con Alguien que no sea Ella”

maravilloso escribidor!

No sólo hizo tan gigante descubrimiento,

a pesar de él,

muy a pesar de él,

sino que,

logró comprender que su destino

se escribe

de principio a fin

con la palabra

Soledad.

Hizo pública sus palabras,

luego,

quizás,

se fue,

dicen,

a buscar imposibles,

para,

en una de esas,

inventar,

algo que se acompañe con esa,

con esa absurda palabra.



21 de agosto de 2008

Cromagnón


Murieron,
casi 200,
murieron,
bailando el año nuevo,
murieron,
sin buscar culpables,
murieron,
sin saber a quien culpar.
Murieron,
siendo jóvenes
murieron,
una noche,

qué hacías esa noche?

Ellos morían,
y, aunque suene difícil,
no es culpa de nadie.

Murieron,
por ser argentinos,
por vivir como argentinos,
con la negligencia que llevamos a cuesta.

Murieron,
como muchos más moriremos,
creyendo que todo es normal
hasta que algo deja de serlo.

Tragedias que podrían evitarse
pero que no las evitamos
porque somos así,
vivimos al límite,
porque somos argentinos,
una masa sin cerebro
que cuando choca contra una pared
quiere culpables,
una turba furiosa
que no se culpa,
pide culpables,
expiaciones que nos hagan sentir mejor.

La culpa es de todos
menos nuestra.
Así somos, así eran
los que murieron,
nuestros pibes,
nuestros hermanos,
en un boliche,
en una ruta, en un supermercado,
en todos lados.

Corre riesgo nuestra vida,
somos argentinos
y por eso lloramos
después de la tragedia,
por eso culpamos a todos aquellos por los que votamos,
que no piensan por nosotros.

Murieron,
como muchos vamos a morir,

elegiste tu tragedia?

Moriremos,
sin sentido,
en una tragedia inédita,
otra más,
alguien luchará,
alguien nos llorará,
culpando a quien no pensó por nosotros,
que no pensamos.

5 de agosto de 2008

Estreno "Lo que fue..."

Hace mas de una treintena de días que no subo nada, esto se debe a que por el momento (tal vez largo momento) me encuentro sin internet (no es tan malo, hasta hace unos días ni siquiera tenía P.C.), y también porque, sinceramente no me sentí con ganas de subir algo (tengo una reserva de cosas un tanto añejas, ya las subiré en su debido e incorrecto momento) lo nuevo depende de las ganas, la voluntad para ir a un cyber y, fundamentalmente, de que alguna mujer se digne a fragmentarme el cuore. Hoy, en está fría noche de Bahía (cuando digo fría no es un decir, queda realmente chica esa palabra, perdón quienes viven mas al sur), en casa de mi familia (donde si, hay internet), quiero contarles que, como dice el título (el cual no da lugar para el suspenso), estrenamos nuestra primer película “Lo que fue lo que es y lo que nunca será”. Esto ocurrió en un club de Guaminí (perdón, no recuerdo el nombre y no hay nadie a mano para preguntar), los días sábado y domingo 2 y 3 de Agosto respectivamente (si, de 2008), entre 350 y 400 personas (de nuevo perdón) asistimos a ver la conclusión, proyección. De más está decir, contar, la alegría y emoción que esto acaeció en nosotros, después de un año y un tercio, desde la primer idea, el primer tipeo… por fin pudimos mostrarles a nuestros familiares, a nuestros amigos lo que tanto hablamos durante mas de una año, al fin pudimos decir algo más que “es un drama, tenés que verla para saber, si te cuento no la vas a poder disfrutar después”. Que mas decir? Sólo agradecer a todos, los que siempre apoyaron y estuvieron pendientes, dando una mano, a nuestras familias, a “nuestros” actores (amigos), al equipo técnico (todos nosotros chicos), todos, todos hicieron esto posible. A Jorge y Alfredo (“Productor” y “Director”, así con mayúsculas y entre comillas porque fueron mas que eso, un todo), muchachos vamos por más!

A continuación, subo unas fotos de lo que fue el estreno, espero poder subir mas imágenes de sucesivos estrenos en La Plata, Bahía o donde fuere. Besos y abrazos.

Carlos

(Afiches y DVD´s, espectaculares diseños)


(Todos, casi porque faltó Ezequiel, entre flashes)


(La proyección)


(Mucha cerveza y pocas pizzas después de la proyección)

19 de junio de 2008

recuerdo en celuloide


Ella murió, pensó

el día que no la vio,

otra vez, sin falta,

el escribidor

se llenó de recuerdos

al imaginar ver

aquella contrastada imagen

subexpuesta en el papel,

recuerda no recordar la imagen de ella,

pálida y rubia,

con una sonrisa lisa y liviana,

con mueca de sentirse a gusto,

él conoce las descripciones

pero no logra ver esa figura,

negó con su cabeza,

pensó imposibles,

buscó en su memoria desprolija,

y nuevamente no hubo nada más

que esa pictórica imagen en palabras,

ningún movimiento de ella,

siempre fija en su mente,

estática,

sonriente,

feliz con él

que destilaba sus engaños,

ella murió en él

que rebusca

en cajones,

armarios

y discos

tratando de hallar

ese recuerdo en celuloide,

nada,

se fue,

no hay más,

y por eso resulta difícil recordar,

escribidor desmemoriado,

amante de los tiempos

ajenos al ayer

y al mañana,

favoritista del hoy,

ese hoy que,

escribidor querido,

te cubre de luto

el deseo de volver a transformar

esas palabras en imágenes que te cubran de sufrimiento

El escribidor lloró

por el destierro fotográfico

del recuerdo de ella.

Ella.

10 de junio de 2008

vos... todos mis yo


Esto que sigue a continuación es algo que me sucedió a mi, bueno, en realidad te sucedió a vos que estás leyendo, o sea, el yo escribiendo soy el yo (vos) leyendo, es confuso pero no tanto ya que esto que me ocurre a mi te ocurrió a vos y un día te pusiste a escribirlo. Y ahora lo estoy leyendo, ahora que se que soy un recuerdo olvidado por cos (yo). Soy ese personaje que sos vos, pero mas yo que me olvido de lo que fui, de ese perdido en un sueño tembloroso que tuvimos (que tuve, que tuviste y que no recordás porque estás lejos en el tiempo), no lo recordás pero yo, adelantado a tu tiempo, adelantado (a vos que sos yo) recuerdo mejor lo que nunca sucedió pero que tanto me gusta decir que si, que sucedió. Así juego con vos, que estás leyendo, mientras juego conmigo, que estoy contando, no dudas. Vos (todos ustedes) soy yo.

5 de junio de 2008

olvidada, perdida y recuperada


La realidad se hace presente

cuando vive del pasado,

imágenes pérdidas

que quedaron cautivas

cuando no supo despegarlas de su retina.

Pequeñas fotografías

con una fecha indicada, sin ganas de ser recordada,

olvidada, perdida y recuperada

en ese soplo memorial,

esa chispa que despierta en su mente,

la que nunca olvida,

se sintió abandonado,

en una soledad de esas que van en serio,

miró su reloj,

a quien recurrir tan tarde

si sólo quería a ella

que juega en su memoria,

a ella, que invade cada tanto, su cordura,

desmenuzándola

en aquella locura,

silenciosa,

que erizó su piel

en cada imagen

que se pierde

y se vuelve a repetir,

el pasado regresa,

siendo el águila

que devora su hígado,

recién regenerado,

devora,

una y otra vez…

6 de mayo de 2008

relatarán cosas como éstas



Si hay una razón,

para que todo cambie,

él la busca

adentrándose dentro de él mismo,

hurgando en su memoria,

en esos recuerdos intocables

que se ajustan perfectamente al tacto

que ella le propinó,

todas aquellas veces,

que lo sacó a pasear,

llevándolo de la nariz,

por el recuerdo,

innato, susceptible

y olvidado.

Él sólo quiere

volver,

ser aquél que nunca fue,

que nunca tuvo ganas de ser,

tímido valiente,

que pone el pecho a las adversidades, como ella,

y disfruta cualquier retraso,

a tiempo.

En que malgastará su próximo relato,

ella le es tan redundante

como aburrida

pero es imposible escaparse,

abrigarse

a un estado autista,

salir del mundo,

morir otra vez,

encerrarse entre las piernas de otras,

matar dulces doncellas

para que se desquiten

con otros príncipes

que,

algún día,

relatarán

cosas

como éstas.

2 de mayo de 2008

Se abandonó




Recostó su espalda

detrás de la suya,

apoyando sus hombros,

uno junto a al otro,

aplaudiendo con las manos,

dándose calor

con cada golpe,

escuchando hablar a sus palmas

y sentir que está acompañado,

en compañía a cientos de kilómetros,

mirando el cielo con acoso a si mismo,

planeando una invasión,

llamarse tirando,

gobernar a golpes,

sentirse querido,

engañándose,

torturándose,

sintiendose vacío,

pensó,

en la más cruda cordura

y creyó oportuno abandonarse,

perder su propia compañía,

que hace mal,

esquizofrénico

hipocondríaco,

irónico

e

hipócrita,

se abandonó,

muriendo sin desistir,

diciendo simplemente,

adios,

solo es un problema interno,

solo es algo mental.

19 de abril de 2008

Trailer de "Lo que fue..."

El primer trailer de nuestra primera pelicula "Lo que fue, lo que es y lo que nunca será" ya está con nosotros, espero que les agrade... más info en www.camalotecine.blogspot.com

video

15 de abril de 2008

él


Tiene miedo,

de ser él por siempre,

de vivir al costado,

soñando sueños ajenos,

alejando los suyos

por miedo,

de morir

sin ser

lo que más le gusta escribir,

morir siendo ese personaje,

inconcluso,

que entra en una novela

para estirar esos renglones imposibles,

perdiendo,

otra vez,

a la mujer infalible

que se escapa

yéndose con el tipo bueno,

olvidándolo a él…

pero che,

si parece loco,

porque le pasan locuras

que a veces

las cuenta

y siempre disfruta…

después de un tiempo,

se te engancha en la charla

(con su inimputable silencio)

te toma la cerveza,

te fuma todo,

te aconseja bien,

aunque obre mal,

te llora un ratito

(como siempre)

por la misma,

Ella,

que ya no está…

por eso

siente y le hace caso al cuerpo,

que le dice:

algo está por ocurrir,

no te lo puede explicar

y no lo quiere pensar,

es hora,

piensa,

contradictoriamente,

en dejar hablar al tacto

y volver a los instintos

de querer y odiar a alguien

tan solo porque lo dice la piel…

excusas, excusas,

que tiene

para pegar,

y no por pegar,

tan sólo por buscar

lo que no quiere encontrar,

excusas, excusas,

de que te va a hablar,

con que va a pegar,

si todo marcha bien?

9 de abril de 2008

no es singular, tampoco plural


No supo contar

las horas

en las que estuvo con ella,

sin observar la luz,

los ojos, cerrados,

imaginando,

un atardecer

entre su yo

su ella

y él

que sueña

en un sueño

de oscuridad pensante

mientras su hoy,

su yo,

se desliza

en la oscuridad,

con banda sonora

incierta,

su yo siguiente

lo despabila

ante el nuevo yo

de ella

que intenta abrir los

ojos

y despertarlo

de ese eterno

insomnio

imaginativo

“te estás perdiendo

a todos mis yo”

susurra ella,

mientras desliza

la palma de él, ellos,

por su, sus, rostros,

acariciándola,

acariciándolas,

en sus rastros,

clavando las pupilas

en ella, ellas,

que detiene,

detienen, el tacto

y sucumben

en lágrimas,

ella, ellas

desean ser una sola

entre todos sus yo,

el tacto, desaparece

mientras él,

comienza a entrecerrar

de nuevo sus ojos

perdiéndose su hoy,

a ella, ellas,

entre sus sueños,

ella continúa su llanto

con una leve sonrisa,

mañana

él la perderá

extrañando su ayer

con ganas de soñar

un

nunca más.

31 de marzo de 2008

Alejarse


Alejarse,
tan fácil como imposible,
dejar de soñar,
quizás él pueda,
quizás ella también,
todos lo saben,
se quieren a gritos,
se odian en silencio,
murmullando mentiras,
creyendo la verdad,
esperando volver,
a escuchar sus voces,
leer sus palabras,
imaginarse mutuamente,
cómo cada mañana,
no recuerdan,
despertar un día sin pensar en el otro,
acostarse una noche sin besar las imágenes,
atardeceres y noches,
amaneceres y días,
que juraron olvidar para no desearse jamás,
imposible,
viven uno dentro del otro,
él lo sabe,
ella lo sabe,
pero juntos lo niegan
a la distancia.

5 de marzo de 2008

Adelanto "Lo que fué.."

Buenas, para todos los que pedían imágenes del largo... acá les dejo para que vean unas de las primeras secuencias... la edición no es la definitiva, sabrán darse cuenta de ello... saludos

25 de febrero de 2008

Para cuando muera quien me dejará mañana


Si, te pedí

una llamada,

un escrito,

un mensaje,

en tu presente

que es mi ayer.

Te despertaste

y en tu sueño

pasaron muchos años,

aquí hube,

que vivirlos,

sin tus sueños

en los que no estaba yo.

Y si, te repito,

te pedí que me encontraras

cuando yo era una silueta

en la luna,

cuando quise ser

un trepador de balcones,

cuando amar importaba.

Contame,

Qué fue de vos?

Tan grandes somos

como para poder tardar

todo este tiempo?

Un suspiro

y ya somos adultos,

un suspiro y nos alejamos en

el tiempo,

mientras vos soñaste,

envejeciste

y regaste de cenizas,

con el cuerpo

triste de recuerdos,

sin llamar,

sin escribir,

apareciste yéndote para siempre,

años después

no estás,

pero aquel último

suspiro,

fue sólo para

mi.

19 de febrero de 2008

Pensar sin pensar


El atardecer,

caprichoso,

aquel día

que Ella vagó

por ahí,

en aquella ruta,

desierta,

que quiso llevarla

hacía ningún lado,

sólo el caminar,

la acercaba,

alejándola hacia él,

que moría

miles de kilómetros atrás,

yaciendo despierto,

erguido y sentado

ante una hoja blanquísima,

que la describía a Ella

caminando sin sentido

por una ruta desierta,

alejándose de él

que escribe

sobre ese caprichoso atardecer

que intenta desaparecer,

inútilmente,

detrás de esa loma,

inútil

porque al esforzar su relato,

el escribidor,

puede subir esa pequeña elevación

y seguir observando el atardecer,

que desea morir del otro lado,

él puede hacerlo infinito,

recorriéndolo,

a gran velocidad,

doblar hacia uno de los lados

si el capricho se oculta detrás de una nube,

sedosa,

igual a Ella,

Ella…

no te permitas pensar,

pensó el escribidor,

y siguió corriendo

por esos renglones

al atardecer imaginario

que ya se mete detrás del horizonte,

no hay salida, todo se pierde!

pero él,

que domina la magia,

rápidamente puede avanzar

hacia ese horizonte descampado

y volver a ver

lo naranja ácido de su atardecer caprichoso,

en un esfuerzo sublime

para que,

a pesar de la magia,

sea verídico ese suceso atardecer,

en el que el escribidor mantiene vivo

ese ya sepia oscurecer imaginario,

luchador,

que lo mantiene alejado de pensar en Ella,

que vagaba

por ahí,

en aquella ruta,

desierta,

alejándolo de él,

castigándolo,

eternamente con aquel maldito atardecer.

5 de febrero de 2008

Se fue, con ella

Quizás ya se fue,

pero,

puede que regrese a buscarlo,

a él

que solo atina a escribir

lo que nunca ocurre

mas allá de sus pensamientos.

El la crea y la moldea,

sus medidas son exactas

y hacen que ella lo quiera,

a pesar de él,

de su pasado,

su presente.

El escribidor juega a pensar que es feliz,

sin ella pero con él,

habita los mas oscuros rincones del pensamiento,

utilizando la imaginación

cual una prolongación onírica.

El escribidor se vuelve rutinario en sus placeres,

ella, que ya conoce todo, quiere más,

él es incapaz de más.

Ella se aburre por los desfiladeros de su mente,

observa otros horizontes que la perturben,

otros rumbos a donde partir.

El escribidor desespera

su falta de material imaginativo es letal,

ella vuela,

el escribidor la imagina,

ella se va

a buscar nuevas perversiones.

El escribidor se acongoja,

no puede imaginar lo que

una vez

fue real.

Quizás ya se fue,

pero,

puede que regrese a buscarlo,

a él

que solo atina a escribir

lo que nunca ocurre,

el escribidor

más allá de sus pensamientos.

sabe que todo es real

y comienza a imaginar otra vez.

31 de enero de 2008

Iguales

Tan igual que era él,

tan distinta que también era él.

Tanto se quisieron

buscando en uno al otro,

conociéndose hasta el morbo,

queriéndose como sólo se puede querer a uno mismo.

Maldiciendo las mismas cosas,

perturbándose de igual manera.

Odiando como sólo ellos podrían.

Se conocieron conociéndose de toda la vida,

como si siempre fueran la misma persona

dividida en dos a dos extremos del mundo.

Así de cerca, así de lejos se encontraban desencontrados.

Llegó la magia, llegó el dolor

y se conocieron aun más,

descubrieron sus temores en el otro

y su mayor anhelo también.

Transformaron su codicia en vanidad

soñando los sueños que para otros es pesadilla,

acariciando lo rugoso

con placer de terciopelo.

Disfrutando las peleas, los enfrentamientos,

los golpes y los asesinatos mas atroces y románticos.

Siendo villanos pero también posmodernos,

así, donde los villanos también aman.

Ellos, ella y él, fueron iguales,

tan semejantes que disfrutaban,

tan contrarios que el sexo ya no era placer,

sino una auto satisfacción con el otro sexo…

Tanto amor alborotado se fue acabando,

cayeron en que eran la misma persona,

todo se desvanecía,

llegando a la conclusión efímera y mortal

que la otra persona era uno mismo.

Tragedia griega

reconocer que se odia a alguien que es igual a uno mismo,

se odian,

se odian,

se odian a si mismos,

tanto,

tanto,

que no hay lugar para el suicidio.

Donde andás?