El presente blog que viene abajo no tiene nada que no haya en otros blogs literarios, simplemente retomo eso que le dio de comer a tantos otros escritores fracasados, hablar de las mujeres que no consiguen o de las otras, las que se fueron. Como capitán, que huye, en franca retirada de las relaciones, me permito contar secretos de diván, escabrosos relatos de cama y de hoteles para que sucumban de pavor esas otras desconocidas que supieron ser garabato de mi muñeca, bueno, no son todas las que yo hubiera querido así que voy evitar nombrarlas para que no quede en evidencia mi falla. Pero no sólo de mujeres vivimos, así que también hay otros temas y otros formatos, tenemos cortometrajes, tenemos novelas, tenemos cuentos, bueno, cuentos no, chinos tampoco, pero hay intersecciones y cartas, fotografías re contra artísticas y otras en la que sólo aparece mi cara. Bueno, el resto del blog es mejor que el prólogo, no lo prometo pero créame.

23 de diciembre de 2009

A todos ustedes, todos nosotros


Cómo ser, cómo mostrarse al mundo, cómo intentar llamar la atención, cómo encontrar la felicidad en pupilas lectoras, cómo llegar sin tanto empleo de marketing, cómo evitar horrendas comparaciones, como doblegar el instinto humano de sentirse halagado, cómo volver a empezar, cómo se hace un escritor, cómo se hace un lector, cómo sobreviven individualmente esos dos, cómo no frustrarse, cómo no triunfar?

Cómo y de qué viven los escritores que no escriben, los fotógrafos, los cineastas, los pintores, los directores que no dirigen?

Cómo es la cultura, la nuestra, cómo sobrevive entre tantos best sellers y otros éxitos de taquilla de otras regiones, cómo interpretamos al público, cómo nos ven ellos?

Cómo seguiremos, cómo?

Cómo no sonreír ante un simple comentario, una simple crítica, cómo encontrarla, cómo levantar la frente, cómo seguir en ésta post mortem en vida, cómo y a quién le entregamos nuestros sueños en celuloide, en papel, en lienzo?

Cómo arengamos las ambiciones de jóvenes de hace años atrás, cómo dejamos de ser lo que somos, lo único que podemos ser?

Cómo seguir, si somos un puñado que se alimenta de otro puñado, cómo es que somos prescindibles, cómo es que poco a poco dejamos de hacer, de ser?



La imagen pertenece a Emmanuel Frezzotti y está alojada en el siguiente vínculo:

http://www.flickr.com/photos/emmanuelfrezzotti/3485681093/in/set-72157617595084197/

y en su creatividad, ni más ni menos. Gracias memo!

3 de noviembre de 2009

Euge


Y si pasás

un lapso eterno

desde hace un momento

quizás,

el mío,

con más panza

y menos pelos

en cada segundo junto a vos,

con el frío del verano

y el ahogo del invierno,

esperando,

de prisa,

que se multipliquen.

para ser esos viajes,

que pintás,

en nuestra imaginación.


Dibujás

esas efímeras lágrimas

entre tu perenne sonrisa

con claroscuros cálidos

y contrastes confundidos,

que buscan ser uno sólo.


El tiempo, tal vez,

escaso para medirse

en la medida de los años,

inmenso a nuestras edades,

apenas más en la tuya,

en el marco

que construyen tus pinceladas,

mis palabras.


Aquéllos relojes,

con su persistencia,

no dudaron esa noche sin conciencia.

Marcaron el tiempo exacto

en el que nos cruzás,

sin un pacto,

sólo

con tu preciso mordisco

en mi afortunada sonrisa.

15 de septiembre de 2009

Primeros días sin vos


Minúsculas partículas

riegan el sol por la ventana,

sobre la cama yace

lo que fue un recuerdo,

recordado,

poco antes de olvidar,

en esas sabanas

el llanto seca el sudor,

de noches ajenas

prestadas por Morfeo,

robadas, ya en tú imaginación

que brinda por esas imágenes,

ya dejaron de existir.

El susurro anticipa

la atroz noche que está por llegar,

recoge uno a una

a esas estrellas desterradas,

encendiéndolas

para ser un mártir,

el único en la habitación.

Ya sólo queda el amanecer,

imborrable y auténtico,

innegable,

el día cobra vida,

lo demás

no lo podremos comprobar

2 de agosto de 2009

escribicir por escribicir


La ver en la bar,

sonar el chillido de la presionar

justo detrás del resonar

cada vez que te asomar al caminar.

Beber para sentir,

llorar en la olvidar,

de aquella acampar

a los pies del foguear.

Ser no y cantar

sola para animar,

rugir al estrofar

sin que Ella entender,

que todo es hoy,

vivir y hacer

lo que viajar

sin curvar.

Caer, caer, caer,

sin nunca agonizar.

23 de julio de 2009

Vacío amor presente


La luz no te erotiza

los colores te son ajenos,

y jugás a Pollock

sólo para tratar de entenderlo,

la luz no existe

al estar entre tus piernas,

sin ella todo cobra otro carisma,

los besos al aire no son para vos

que estás presente,

para la imaginación,

sin luz te hace el amor a vos

y a mil más por segundo,

así y todo,

entrecierra los ojos,

para soñar con otros pechos que morderá,

un segundo después,

pintando otros cuerpos,

otros imposibles de ver

como el tuyo,

abrís los ojos y le sonreís,

te devuelve esa sonrisa

y sigue,

sin luz,

sin corazón,

sin vos,

una pintura más.

16 de julio de 2009

Un exabrupto...

... la alegría no es sólo brasileña... con los ojos en la intercontinental...

8 de julio de 2009

Emma Bovary




Ella se fue

dejando ese dolor,

cual el de una madre

al que le han desaparecido su hijo.

Cada vez que sueña con su regreso,

un tajo le abre el pecho

recordándolo

con sus besos entre lágrimas,

Ese dolor atroz

que nada puede igualar,

esa cicatriz que nunca cerrará,

se irá abriendo con cada despertar,

con cada imagen vacía en su recuerdo.

Así fue Ella al partir,

a otros besos,

otros sexos,

que ya tenía en mente,

en silencio y sin el tacto,

ya era engaño,

un grito y un puño al orgullo,

al naif interior,

que pintó el amor que le profesaban

sobre el cielo azul,

contraste,

entre las nubes blancas.

Ella, un insulto,

robó los mejores versos y provocó las muertes mas desagradables

cuando la edad le era un espejo de bellezas,

Ella recibió la condena de los hombres y de los dioses,

poco pudieron hacer,

Ella era indestructible.

El tiempo decidió entonces,

creyó que,

al envejecerla, moriría.

Media humanidad festejó su precoz longevidad.

Ya era tarde para Ella,

nunca más volvería a nacer Emma Bovary.

El amor florecía nuevamente,

los hombres parecían haber dejado de sufrir,

hasta que una nueva oleada de suicidios pasionales,

sucedidos tiempo después,

dejaron entrever que no había solución,

que ella, al abrirse como una flor,

regaría su sexo

por todo el mundo,

creando miles de Ella

en cada lugar,

con distintos rostros, distintas edades,

caníbales,

dispuestas a todo, reproduciéndose abominablemente

ellas mismas,

abriéndose una caja de Pandora tras otra.

El hombre pereció, en su mayor parte,

los más fuertes se adaptaron y evolucionaron

sus técnicas en la lucha,

los secretos y las prácticas de éstos

fueron creciendo de generación en generación,

de hombre a hombre,

para llegar a ser lo que hoy son,

hombres casi iguales,

a lo que Ella fue en sus comienzos, lo que aún es.

Ahora los hombres y Ella no saben como ni a quien amar,

pero es lo de menos,

ambos sufren por igual.

16 de junio de 2009

Parpadeo




Una figura parpadea en el fondo,

traidora en su llamado,

una sombra

luchando frente al olvido,

persiguiendo al presente

en la cabeza del escribidor,

que esgrime una sutil sonrisa

mientras la luz cuartea su rostro

y la oscuridad entrevé

lo que sus pensamientos logran por fin,

perenne sueño

y fatuo abandono del ayer.

Si bien todo es cuesta abajo

a partir de ese camino

no lo será gracias a su pesar,

no,

la imagen que él alumbra

es otoñal a simple vista,

y nocturna también,

él sabe que lo demás advertirán eso,

para sus adentros,

si,

las pinceladas retroceden

re evocando

lo que esta por venir,

lo desconocido

tal vez,

intrigante deslumbramiento

incandescente,

superficial

también,

pero tan exótico

es el llamado

como para empezar ese viaje,

desconocido,

al igual

que las palmas de sus manos.

2 de junio de 2009

nunca jamás



Ella, podría ser ella...

cual es la posibilidad,
que un hombre pueda enamorarse de una distinta
de una que ya no es,
de una mujer que ya fue,
de Ella,
que ocupa su mismo cuerpo,
aquel del cual él pudo brotar
como una rompiente silenciosa.
La piel, tersa como nunca,
fresca cual la brisa
de una tarde, de un otoño bahiense,
los ojos almendrados,
madera roída en un cerro cercano,
petrificado al calor del invierno,
con solo mirar.
El mismo cabello,
rojizo,
que se embadurnaba en su boca,
cada vez que la quería besar,
el mismo que corría con dos dedos,
todo sigue estando allí.

Él la encuentra tan igual,
como si no hubiera pasado un día,
un sólo segundo,
pero sabe que bajo la mascara
esconde un nuevo rostro,
un vacío que antes no se colmaba.

Su lúgubre sonrisa lo pone a prueba,
él ya sabe,
ella volvió sin ser Ella,
sin la ingenuidad reinando.

El amor escapó,
sólo queda aquella luz
que ya no inventa sombra.

Sabe tristemente que Ella ya no existe,
que su amor es el recuerdo,
un recuerdo,
un adorar a la mujer que era
y ya no es,
nunca jamás.

23 de mayo de 2009

Prometeo


Tuvo un sueño,

esta vez no era el mar,

ni una mujer

ni ninguna pulsión de todos los días.

Soñó la libertad,

el hombre vigorizado

que se levanta por las mañanas

y contempla el día,

que le sobra el tiempo,

para estar con sus amigos o leer en paz.

No recuerda si todavía había guerras,

pero el tiempo era presente,

sin sepias ni contrastes,

las imágenes eran lavadas,

no existía nada,

las multinacionales estaban muertas,

coca cola ni siquiera era un recuerdo

y el vino se pisaba en casa.

El cine era viejo y las butacas incómodas,

el acomodador una luz en la perenne oscuridad,

los pochoclos? se llamaban así.

Las mujeres eran difíciles pero llenas de gracia, como siempre.

No había grandes tecnologías,

todos se encontraban igual.

En su sueño, preguntó

y nadie sabía que era un año,

todos los días son iguales

y cristo, según parece, nunca apareció,

la iglesia no se construyó

y Zeus domina en el paraíso como en la tierra,

bendita edad de hierro,

en la que despertó

después de siete segundos.

Salió a la calle inexistente

saludó a un viejo en un carruaje

y caminó hasta unirse en un banquete

forjaban la belleza,

él les va a contar

como robó el fuego

y lo trajo a los hombres.

21 de abril de 2009

Falso escribidor


Si ella supiera
las cosas que él piensa,
si ella quisiera
todo lo que él no necesita.
Si ella lo hubiera visto,
apenas, días atrás.

Dormir placidamente,
encontrando la añorada paz mental,
sin sentirse obligado
a ser un animal sexual,
que deja todo,
todo sin amor.
Dormir, sin pesadillas
del otro lado de la barra,
donde sos vos,
vos otra vez!

Al escribidor le cae encima
el peso de los años.

Si, quiere dormir,
lo agobian todas,
todas las cosas
que cansan en su “madurez”,
abunda lo que no necesita,
se olvida de escribir
y deambula,
con el ceño fruncido,
tembloroso de perder
lo que no es de él.

“Ya estás grande?”

“Escribidor, yo te pido,
regresa a tu ayer despreocupado,
donde solías llorar.
Te han dejado,
y esta vez
ni siquiera te dignas a terminar de escribirlo.
Escribidor, yo te pido,
vuelve a cambiar,
como cuando peleabas lo imposible.
Te indignaron,
y esta vez
ni siquiera mostraste el puño.
Escribidor, ya no eres tú,
si hasta pensaste en dejar de fumar,
escribidor escribidor,
piensa escribidor, tú no sabes dejar
por eso siempre te dejan,
piensa,
que no son los demás,
eres tú que vas contra ti mismo”

7 de abril de 2009

Desaparecidos


Maestros de nuestros maestros

hermanos de nuestros padres,

padres nuestros,

amigos sentados en sus mesas,

absorbidos, todos,

por América Latina

y sus años modernos

regados de ideas

para matar otras

de nuestros padres,

América Latina,

nuestra eterna puta amante,

la que nos engaña cuando se emborracha de poder,

América Latina,

la que cuidamos, nuestra patria,

con la que peleamos

y con la que añoramos unirnos,

muchos aún en el desarraigo,

llorando las lágrimas

de sus madres,

esperando en sus casas

que regresen sus maduros jóvenes hijos,

regresen para besar a los suyos

que, ya adultos,

esperan por un partido que acabó sin comenzar.

Se llevaron a nuestros mayores,

a nuestras ideas,

la que debíamos recibir

para aprehender lo que decían sus voces

en aquellos años setenta.

Hoy nos hacen falta, mucha,

no tenemos voz, no sabemos por donde comenzar

a empujar esta triste modernidad posmodernizada

que nos estanca

sin poder salir, sin poder quedarnos,

inmersos en la nada,

no hay nada,

se llevaron a los mejores,

se llevaron a nuestros maestros.

Nuestros desaparecidos.

despertar


Murió,
otra vez
como en todos sus sueños,
una nube,
un inanimado que no recuerda
le comenta que ayer dejó de existir,
que en Neuquén encontró
su fatal destino gracias a los servicios de una bruja,
él se pregunta,
¿cómo es posible tal cosa,
si allí está parado
sin haber dejado el mundo ayer?

Sin saber como,
recuerda,
un día
alguien lo ajustició por su billetera,
una tarde
besó a una princesa
y un caballero herido,
de una estocada,
le hizo saber de sus celos,
otra madrugada
una catapulta lo alcanzó, también,
mientras ganaba una guerra
junto a dos grandes amigos,
Aquiles y Héctor,
y era campeón mundial de todo
una noche,
justo antes de que alguno lo envíe
hacia el túnel luminoso.

Al despabilarse comprende todo,
las heridas no dejan cicatrices en su piel.

Felices los que sueñan que mueren
y despiertan a la vida por la mañana,
tristes aquellos que viven en sueños
y amanecen muertos al despertar.

11 de febrero de 2009

tuyas jamás


Ausencia divina,
sin rezos ni peticiones
no tendrías que aparecer,
en mi mundo ni en mis palabras,
que estés lejos me vuelve a bautizar
y remendar
los pecados que nunca quise realizar
pero que tanto te gusta imitar,
hoy,
tarde,
igual que en antaño,
pasan los ciclos y uno cambia,
para ser igual,
para no encontrarte en esta misma ciudad,
y poder convertirte en ese ideal
que fracasa
como el pobre diablo que era ayer.

Invierno, verano,
todo es distinto
pero sin cambiar una coma de lugar,
frases hechas,
repeticiones,
pedidos,
reclamos
y contradicciones
que apenas caben en ésta oración.

Están mal las palabras
pero aún así son mías,
sin pedirlas prestadas,
sin aprehenderlas,
sin robarlas,
sin que quepan en tus labios.

Estaban mal las palabras,
en los míos,
y aún así son mías nunca más,
tuyas jamás.

27 de enero de 2009

Ultimo round, Ultimo round?


El pensó, que pensaba,

La pensaba a ella

E indagaba

Que sería de él

Si ella

fuera como ayer,

Sin ser recuerdo

Intacta

Alegre

Ocurrente

Con esa chispa

Que aún busca

En otras

Tan iguales

Mera imitación

Que traen su recuerdo

Nada más.

Otra cosa,

Distinta,

Al despertar,

Con esas extrañas agujas

Que marcan las diez

En otro tono,

Otra voz,

Áspera

Repetida

Intransigente.

Porque no podrá haber otra igual,

Escribidor melancólico?

Porque ella es la única,

Porque es tan difícil traspasar su puerta?

Tan sencillo y tan utópico

Cruzar el umbral

Y estrecharse con otra

Que en el fondo sea ella.

Ella promete acercarse

Y tendrás que huir,

Otra vez,

Dejarás todo atrás,

Porque es lo único que deseás

Pero da tanto miedo,

Ahora,

Ella daba tanto placer,

Antes.

Tanto extrañabas

Esas complicaciones vanas,

Ese miedo romántico

Que te atrapaba

Que te envolvió.

Ultimo round,

Escribidor,

y no está permitido

tirar la toalla,

otra vez no.

4 de enero de 2009

Oda... Corto cinematográfico (2008)

Este corto lo realizamos en formato 16mm en el año 2008, el mismo se hizo para la cátedra de tecnología de cine, video y tv... mucha, pero mucha más info en www.camalotecine.blogspot.com



2 de enero de 2009

todos los días a las seis


Un día apareció en el portal

como una luz tenue de atardecer,

ingresó por las hendijas a mi habitación,

se introdujo entre susurros por mi boca

beso mis labios,

al tiempo que repetía un nombre,

el suyo,

tan eclipsado fue ese instante

y tan desvalida la memoria

que el viento acariciante lo borró mientras se marchaba.

Fue un sueño

o quizás sucedió,

no recuerdo su rostro, su voz,

pero el pecho no volvió a abultarme

por eso espío todos los días a las ocho,

mientras dura el verano,

todos los días a las seis,

mientras me sucumbe el invierno,

estallando mis dedos

contra mis ojos,

queriendo tapar el dolor en llanto,

por el triste porvenir

de la vejez sin ella

que se coló por mi ventana

una tarde de mi lejana juventud.

Hoy en el estío de los suspiros

me dejo perecer

en un suicidio accidental,

rito sublime

que demuestra

mi rendición cobarde a su amor.

Donde andás?