El presente blog que viene abajo no tiene nada que no haya en otros blogs literarios, simplemente retomo eso que le dio de comer a tantos otros escritores fracasados, hablar de las mujeres que no consiguen o de las otras, las que se fueron. Como capitán, que huye, en franca retirada de las relaciones, me permito contar secretos de diván, escabrosos relatos de cama y de hoteles para que sucumban de pavor esas otras desconocidas que supieron ser garabato de mi muñeca, bueno, no son todas las que yo hubiera querido así que voy evitar nombrarlas para que no quede en evidencia mi falla. Pero no sólo de mujeres vivimos, así que también hay otros temas y otros formatos, tenemos cortometrajes, tenemos novelas, tenemos cuentos, bueno, cuentos no, chinos tampoco, pero hay intersecciones y cartas, fotografías re contra artísticas y otras en la que sólo aparece mi cara. Bueno, el resto del blog es mejor que el prólogo, no lo prometo pero créame.

3 de enero de 2008

Recurrir a la catarsis

Automatismos en la escritura que develan,
y desvelan,
el no pensar,
pensamientos que se pierden por no realizar,
amores que caen por no fertilizar,
todo acaba en un segundo,
ella tan especial,
él tan autista
tanto,
que la noche
no los pudo rescatar
y en su mensaje ella fue a disparar
lo que él alega como suicidio,
ella dice igual, también,
por no discutir.

Nadie sabe que pasó con aquel amor
que divide el azar
y entrelaza la complicidad de la causalidad
con coartadas de destinos,
distancias y miedos varios.

Los pasos se sucedieron,
pasó el despecho
volvió la pasión,
y él promete no dejar atrás la ilusión
seguir jugando al amor
y atarse a él,
susurrarle al oído

Palabras textuales de él...

“Amor! esta vez no vas a escapar,
esta vez,
no voy a quedar herido,
esta vez,
me vas a tener que matar“

2 comentarios:

La Maga dijo...

por lo que pude ver en tu perfil,lesita bastante a julio y eso me parece interesantisimo ya que soy una gran admiradora de sus letras.
y hablando de letras,las tuyas son preciosas,te felicito por este poema.
besos

kurtosis dijo...

Te sigo leyendo. Saludos cordiales.

Atte.
Kurtosis.

Donde andás?