El presente blog que viene abajo no tiene nada que no haya en otros blogs literarios, simplemente retomo eso que le dio de comer a tantos otros escritores fracasados, hablar de las mujeres que no consiguen o de las otras, las que se fueron. Como capitán, que huye, en franca retirada de las relaciones, me permito contar secretos de diván, escabrosos relatos de cama y de hoteles para que sucumban de pavor esas otras desconocidas que supieron ser garabato de mi muñeca, bueno, no son todas las que yo hubiera querido así que voy evitar nombrarlas para que no quede en evidencia mi falla. Pero no sólo de mujeres vivimos, así que también hay otros temas y otros formatos, tenemos cortometrajes, tenemos novelas, tenemos cuentos, bueno, cuentos no, chinos tampoco, pero hay intersecciones y cartas, fotografías re contra artísticas y otras en la que sólo aparece mi cara. Bueno, el resto del blog es mejor que el prólogo, no lo prometo pero créame.

17 de marzo de 2006

Una intersección presentista

Ésta intersección es otra de mis preferidas, también leída por varios a travéz de mails o simple papel que supo arrugarse entre las manos o en la pared de alguna olvidada habitación. Es mi recuerdo y un auto regalo a los tiempos en el departamento del pitufo, quién iba a decir que nuestro futuro era hoy.



Intersección presentista

No hay muchos sueños,
porque eso implica esperar el futuro
y malgastar el presente.
Nuestra filosofía es vivir hoy toda nuestra vida,
y a veces lo hacemos.
Las cosas para hacer dentro de una semana
las hacemos en una semana,
no hay nada planeado, es así.
Nuestra vida es hoy,
el mañana no nos importa
y el pasado nos lo contamos.
¿Para que saltar la línea del tiempo?
La velocidad no existe para nosotros,
porque nos encanta frenar en el hoy
y disfrutar de tu sonrisa o llorar tus lágrimas
sin prometerte que mañana cambiará.
No podemos pensar en nuestro futuro
porque no existe, al igual que nuestro pasado.
Vivimos la vida hoy,
y perdemos segundos en explicártelo.
Mañana no estoy, no puedo sentirte,
mañana no te quiero, no te extraño, no te odio.
Por eso te prometo que hoy, mientras estoy,
te toco y puedo sentirte,
hoy te quiero, hoy te extraño y hoy te odio.
Mañana no sé, no existo mañana, tal vez,
solo soy una imagen distorsionada
en tu cabeza.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

vivr el dia es muy afrodisiaco es hermoso poder disfrutar cada momento de lo que aqui expones. No se piensa en el futuro hermoso...pero en lo que no piensas no existira, y cada nueva cosa sera por que vos lo queres, o por que viviran lo que les pasa? hummm para reflexionar no?

Carlos Agu dijo...

Yo pienso que al vivir el dia a dia te lleva irremediablemente al futuro, no porque yo asi lo quiera sino porque es el tiempo el que avanza y te sostiene con el. Hay futuro, es imprescindible, pero no tanto como para prestarle mayor atencion, que llegue cuando quiera, yo lo espero en mi presente.

Donde andás?