El presente blog que viene abajo no tiene nada que no haya en otros blogs literarios, simplemente retomo eso que le dio de comer a tantos otros escritores fracasados, hablar de las mujeres que no consiguen o de las otras, las que se fueron. Como capitán, que huye, en franca retirada de las relaciones, me permito contar secretos de diván, escabrosos relatos de cama y de hoteles para que sucumban de pavor esas otras desconocidas que supieron ser garabato de mi muñeca, bueno, no son todas las que yo hubiera querido así que voy evitar nombrarlas para que no quede en evidencia mi falla. Pero no sólo de mujeres vivimos, así que también hay otros temas y otros formatos, tenemos cortometrajes, tenemos novelas, tenemos cuentos, bueno, cuentos no, chinos tampoco, pero hay intersecciones y cartas, fotografías re contra artísticas y otras en la que sólo aparece mi cara. Bueno, el resto del blog es mejor que el prólogo, no lo prometo pero créame.

23 de diciembre de 2008

uds.


Sombras de ellas, siluetas de lo que son,

un contraluz nos hace el favor

de ocultar sus caras,

sus cuerpos,

y un sentir mejor

nos pone cual gigante encima de ellas,

separando ese camino, del ocaso

lleno de años como piedras

en los que las supimos roer,

algo aprendimos,

ellas los son todo,

ellas son todas.

De ésta forma el fin.

Ellas lloran en brazos prestados

cuando el amor no les siente bien,

olvidando después

que el tiempo les regala sus sonrisas,

y pueden decir “no”

con determinación

sin titubeos ni arrepentimientos,

sin volver atrás,

sin otra oportunidad.

Una luz,

una chance para escapar,

para quedarse inmóvil,

preguntando a dónde ir.

Sin remordimientos y abandonados,

las dejamos

y nos tumbamos para avanzar

hacia otra,

que parece brillar,

no nos dejamos engañar,

ella, la nueva,

es una sucursal de las demás

que en principio tolerará

cualquier vicio,

nos mostrará su cara de luna

que poco a poco

se irá eclipsando

con otros soles.

Así nadaremos otro cíclico avanzar,

en bastones blancos,

llegando sin partir,

con llanto

y odio

prometiendo regresar.

1 comentario:

Meliest dijo...

ja... la verdad no se xq me metí en ingeniería... tal vez xq el traductorado ya me había cansado y quería probar algo totalmente distinto, y alguien vino y me contó de ingeniería y me gusto un poco...
Pero sí te puedo decir q no me arrepiento... xq más allá de los chistes y de los exámenes violentísimos, me gusta entender el XQ de las cosas, y sobre todo aprender como funcionan las cosas q vemos todos los días... me quedé de cara cuando vi como funciona el motor de un auto (aunque suene machona, me gustan los autos jeje)

Bueno che, gracias x tomarte el tiempo de leerlo... ya voy a estar viendo lo tuyo

Besos

Donde andás?